Coaching: del sueño a la realidad

Coaching: del sueño a la realidad

En este blog ya se ha hablado de que es el coaching y también del para qué sirve.

Pero el coaching ademas de una actividad es una filosofía que ayuda a qué en la vida cada persona se haga responsable de su futuro.

Con esa responsabilidad la persona tiene la oportunidad de soñar y de que ese sueño se haga realidad

Pasos para que un sueño se haga realidad

Del sueño al objetivo

Para que el sueño pueda comenzar a cumplirse se pueden lleva a cabo una serie de acciones:

Escribir el sueño en un papel

Lo primero es apuntarlo cuanto antes, desgraciadamente se sueñan muchas cosas que, posteriormente, se pierden en el olvido.

Además escribir lo que a uno se le pasa por la cabeza, por el corazón o por el cuerpo, requiere concretarlo, encontrar las palabras y, de alguna manera, materializarlo.

Una vez que se relee el papel, ya es una realidad ajena al que la soñó y se puede objetivar.

Ponerle fecha

Si no se le pone una fecha concreta a aquello que se desea, pueden aparecer obligaciones que lo posterguen, excusas que lo retrasen, etc.

No siempre es fácil salir de la zona de confort en la que uno se ha instalado, y son esas barreras las que limitan a la hora de transformar en realidad el sueño. Entonces se empieza a procrastinar, una de las palabras que según la RAE más se ha puesto de moda.

Del objetivo al plan

Buscar el primer paso…

“Por muy largo que sea el camino, siempre comienza con el primer paso”

A veces un bloqueo está ahí porque la persona no es capaz de encontrar por dónde empezar, generalmente ese comienzo no es ni un salto, ni requiere de una gran zancada, sino de un pequeño movimiento de voluntad que haga que todo comience a moverse.

O como aparece al final desde artículo, es más fácil desde Ítaca, que desde aquello que aprisiona…

A veces, es más fácil encontrar ese primer paso desde imaginarse ya en el sueño. Suele ser más fácil encontrar la energía positiva de aquello que se puede alcanzar, que el empuje para alejarse de donde uno está situado.

…Y buscar los siguientes

Por suerte o por desgracia, los sueños no son fáciles de conseguir. Ponerse en camino ya es un gran avance, pero hay que tener constancia, y se debe establecer un plan con algunos pasos.

Del plan a la realidad

Concretar acciones

La mejor manera de aterrizar ese plan, es traducirlo a acciones concretas, siendo lo más adecuado escribirlas.

Posteriormente se puede mirar si se han ido cumpliendo y analizar si no ha sido así las mejores alternativas a los pasos antes programados e incumplidos.

Volver a ponerlas fechas

A todos esos pasos se les debe poner una fecha o un rango de fechas concreto, de manera que sea más fácil la evaluación

Nunca olvidar que el verdadero disfrute puede estar en el camino

Soñar es signo de estar vivo y

Para definir esta idea, nada mejor que el poema ya mencionado dos veces en este artículo.

Itaca

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Ítacas.

Constantino Cavafys

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *