La actitud del coach sistémico

La actitud del coach sistémico

La actitud del coach sistémico se basa en la capacidad para generar el campo, no saber y sostener. Además debe tener otras otras destrezas para permitir que la magia del proceso se despierte.

Las actitudes de un coach

Empatía

La empatía consiste en la capacidad para conectar con el sentimiento de la otra persona sin dejarse arrastrar por él. Cuando se trata de compartir las mismas emociones que la persona que se tiene enfrente, eso se trata de simpatía. Si, por el contrario, lo que está viviendo la persona nos genera un rechazo se podrá hablar de antipatía.

Para lograr la empatía se requiere de

  • Gran sensibilidad para poder ser capaz de reconocer aquello que está viviendo el otro
  • Autoconocimiento que permita identificar en uno mismo los sentimientos del otro.

Coherencia

Un coach no convence por lo que dice, sino por aquello que muestra de una manera auténtica de lo que está viviendo. Evidentemente no es una persona que no atraviese dificultades, que no tenga problemas o que los tenga solucionados, pero sí que debe tenerlos identificados, algo para lo que requiere haber trabajado la inteligencia emocional.

Puede tener cadáveres en el armario, pero debe saber de quién son y en qué armarios están.

En algunos casos, y siempre después de que el cliente haya expresado sus emociones, el coach puede reflejar alguna de las suyas al intuir que le pueden servir a este de ayuda.

Aceptación incondicional

El coach acepta sin juicios de ningún tipo aquello que le está contando su cliente. Eso no quiere decir que no lo confronte o que no ponga en duda algunas creencias que sostenga su coachee.

El hecho de que el coachee no se sienta juzgado despierta en él un sentimiento de confianza que puede ayudarle a avanzar. La mayor parte de los cambios comienzan cuando uno se acepta a sí mismo y sus circunstancias tal cual son. Desde un punto de vista sistémico, aquello a lo que uno se resiste es a lo que está más fuertemente ligado, pudiendo, incluso llegar a convertirse.

Las actitudes de un coach sistémico

Anteriormente se han descrito algunas de las característica de un buen profesional Existen otras tres que se enmarcan dentro de lo que se puede llamar la actitud del coach sistémico:

Generar el espacio

Así lo expresa Otto Scharmer, otros autores como Juan Londoño, hablan de abrir el campo.

Se trata de generar un espacio de alta seguridad emocional que además se representa por un espacio físico en el que se van a colocar personas, papeles o muñecos con capacidad de representar.

Al mismo tiempo que se abre ese espacio exterior, se crea un lugar interior y una conexión entre las personas que están interviniendo de alta calidad, con un encuentro de los más profundo desde el Yo de cada uno.

No saber

Ya se ha hablado de en el coaching no se trata de saber.

Solo aquel que se acerca a aquello que está ocurriendo en ese momento desde el asombro de ser la primera vez que lo que se encuentra en el dejarse sorprender, puede acompañar al otro en su viaje por descubrir.

Sostener

No querer solucionar de manera inmediata, no tratar de retirar la incomodidad que puede estar sintiendo un cliente al darse cuenta de algo, o al vivir de manera intensa una emoción.

El coach debe tener la intuición de sujetar a la persona acompañándola por el borde del barranco, lugar de máximo aprendizaje, evitando que se despeñe, pero no ahorrándola nada de esa sensación difícil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
ResponsableJose Manuel Fernández Alfonso +info...
FinalidadGestionar y moderar tus comentarios. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosNo se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
DerechosAcceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.