El principio de orden sistémico en la familia

El principio de orden sistémico en la familia

El Principio de orden sistémico en la familia es necesario para conseguir armonía. Forma parte de los Principios sistémicos

El coaching sistémico nació de las constelaciones familiares de Bert Hellinger, es decir que el primer ámbito en el que se establecieron los principios de pertenencia, orden y equilibrio entre el dar y el tomar fueron en la familia. Según Joan Garriga los dos ámbitos que más satisfacción pueden dar en la vida son la familia y el trabajo.

De su libro de Los Órdenes del amor se pueden extraer las siguientes ideas. Algunas de estas pueden resultar aseveraciones rotundas llegando hasta a incomodar a aquel que las escuche o lea por primera vez, pero son el fruto de la experiencia de muchos años. Si no se logra estar en armonía con ellas puede suponer que el sistema familiar no se encuentra suficientemente estructurado, afectando en mayor o menor medida a las relaciones familiares.

Principios de Orden en la Familia

El orden individual dentro del sistema

En la familia existe un orden de llegada muy marcado:

Así primero llegaron los padres que tienen una primacía compartida, ya que lo hicieron simultáneamente. Entre ellos podría existir una diferencia, solo si uno de ellos es el único responsable de la seguridad y subsistencia de la familia.

Posteriormente los hijos comenzando por el mayor hasta llegar al menor colocándose por orden de edad. Así los primogénitos gozan de mas privilegios, pero acarrean, en cambio, con mayores responsabilidades. En este orden también deben ser tenidos en cuenta los abortos. Estos, en caso de ser intencionados dejan un poso de culpa, especialmente. en la mujer.

La colocación natural sería el padre a la derecha y la madre a la izquierda ofreciendo su corazón a los hijos que vayan llegando. Una relación de pareja tendrá tanto más éxito cuanto más siga la mujer a la parte masculina y cuanto más sirva el hombre a la parte femenina.

El orden de los diferentes sistemas familiares

Actualmente existen muchos modelos de familia, como monoparentales, constituidas por miembros de diferente o del mismo sexo, parejas que incorporan hijos de antiguas relaciones a una nueva, adopciones, etc. entodos ellos el Principio de orden sistémico en la familia es necesario para conseguir armonía.

Una pareja anterior prevalece, por el orden de llegada, en el corazón de la persona, siempre, aún cuando haya sido de corta duración. Este vínculo se mantiene de por vida, aunque ya no exista la relación y se encontrará todavía más reforzado si existen hijos en común. Por eso, es importante que se guarde un bonito lugar para ella en el corazón y será una de las condiciones para que se puedan crearse posteriores parejas sanas.

No ocurre lo mismo con el orden cuando se observa desde el sistema. Un sistema nuevo siempre prevalecerá sobre el anterior. Así la pareja-sistema actual predominará sobre una anterior y, por supuesto, sobre la familia de origen.

Conflictos familiares

Cuando existe un conflicto, hay una persona que lo porta y lo manifiesta aunque es conveniente tener en cuenta que este pertenece a todo el sistema.

Se debe cuidar de que los asuntos de los padres no incumban a los hijos y que los resuelvan entre ellos, sin tratar de hacer partícipes ni de buscar alianzas con ellos, para ponerlos de su parte en contra del otro progenitor.

Cualquier revelación de la intimidad, incluso en terapia, debe ser evitada, siendo esto fundamental para que se mantenga el principio de orden sistémico en la familia.

La separación es un asunto de los padres y ellos son los que deben tomar la decisión de la custodia. Como criterio debería prevalecer que el cuidado de los hijos debería quedar a cargo de aquel miembro de la pareja que más respeto y aprecio muestre por la pareja. Los hijos nunca deberían ser preguntados con que parte quieren quedarse, puesto que esto les crearía una sensación de culpa de por vida con la parte no elegida.

De hecho, los hijos de padres separados solo llegaran a una auténtica felicidad si existe respeto entre sus progenitores .

El tránsito de la familia a la vida de adulto

Los padres no pueden ni deben dar a sus hijos más allá de aquello que ellos tienen:

Los hijos solo pueden tomar las fuerzas de sus padres cuando no se colocan sobre ellos. El aprendizaje para llegar a ser adulto debe ser hecho por parte del hijo con su padre y, análogamente el de las hijas con su madre. Cuando esta transición a la madurez lo hacen los hijos con las madres y las hijas con los padres, puede aparecer dificultades posteriores, como, por ejemplo, el no encontrar una pareja en la vida posterior.

La familia es el primer medio con el que interacciona una persona y, por ello va a condicionar de manera muy marcada el resto de relaciones con los diferentes sistemas que uno se encontrará en la vida.

Es un ámbito donde confluyen muchas emociones, además en edades muy tempranas, sin tener los recursos que la madurez aportará y por ello es un lugar donde se originan y desarrollan muchos conflictos.

Por eso es una escuela teórica y práctica de un aprendizaje de por vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *