No matar al mensajero del conflicto

No matar al mensajero del conflicto

Definición de conflicto

Etimológicamente

Etimológicamente la palabra conflicto proviene del término latino conflictus que se compone del prefijo con- que indica unión y la partícula fligere (golpear).

Definición de diccionario

El conflicto se da entre dos o más personas, o grupos cuando entran en una confrontación y tratan de llevar a cabo acciones contrapuestas o, al menos, encontradas.

Ampliación de la idea del conflicto

Más allá de las definiciones de la idea del conflicto se pueden buscar ampliaciones que pueden ayudar a encontrar en este desencuentro no un motivo para generar daño, tanto a uno mismo, como al otro, sino un aprendizaje y desarrollo personal.

El conflicto se da cuando quedan necesidades sin cubrir

Desde el punto de vista de Marshall Rosenberg creador de la Comunicación No Violenta (CNV) un conflicto nunca se resolverá mientras, al menos una de las partes vea una necesidad no cubierta.

Así si una persona siente amenazada su seguridad, de intimidad, de apoyo o de espacio, entre otras muchas, permanecerá en el conflicto.

Desde un punto de vista sistémico

El conflicto lo manifiesta una parte pero pertenece a todo el sistema.

Una pregunta muy interesante que se lanza desde el abordaje sistémico de un conflicto es la de “¿para qué es solución este problema o conflicto?”

Para Dominic Barter, padre de los círculos restaurativos el conflicto es “la manifestación de que en un sistema algo ha cambiado” e indica que siempre se está en un sistema con aquellos con los que uno se encuentra en conflicto.

Más ideas acerca del conflicto

“No me enfadas tú, me enfado yo”

Cuando alguien se encuentra en conflicto con otra u otras personas, no es aquello que hacen estas quien genera esta situación, sino lo que se despierta en su interior. Se puede resumir en la idea de que a uno no le enfadan los otros, sino que uno mismo se enfada al ver y sentir lo que los otros hacen o dicen.

Este hecho dota a cada ser humano de un extraordinario poder ya que tal y como decía Viktor Frankl no son las cosas que nos pasan, sino aquello que hacemos con ellas lo que determinará nuestro estado, nuestra actitud y emoción y nuestra felicidad.

Así pues, cuando algo se despierta en uno mismo, se debe indagar con qué herida o recuerdo está conectando para que se produzca esta reacción.

También puede ser que aquello que trae el otro, haga conectar a la persona con algo de si mismo que no le guste y eso sea lo que el otro le está poniendo de manifiesto. En muchas ocasiones es más fácil aceptar los errores ajenos, que los propios. Y solo una vez habiendo ejercido la tolerancia con el de enfrente se puede ser generoso con uno mismo.

Separar el conflicto de aquel que lo trae

El gran ejercicio de aprendizaje que se puede tratar de llevar a cabo es el de desidentificar al conflicto con el mensajero que lo trae.

Muchas veces se acostumbra a matar al mensajero para no escuchar aquello que está diciendo. Así, si alguien por entrar en conflicto con otra persona le hace ver algo que no le gusta, lo más sencillo será echarle la culpa de lo que está ocurriendo. Así con este traspaso de la responsabilidad lo que se logra es no cuestionarse aquello que está despertando esa emoción incómoda.

Separar el conflicto del mensajero es un difícil ejercicio, al mismo tiempo puede resultar el más esclarecedor y pacificador de todos los ejercicios.

Preguntas para separar el conflicto de aquel que lo trae

La primera ya se indicaba cuando se hablaba de la visión sistémica, las otras pueden resultar muy útiles para trabajar aquello que se puede aprender de dicha situación.

  • ¿Para qué es solución este problema o conflicto?”
  • ¿Qué despierta este conflicto dentro de mi?
  • ¿Puedo reconocer este conflicto con otra persona y en otra situación de mi vida?
  • ¿En este conflicto, ¿qué necesidades no se han visto cubiertas en mi? y, ¿en el otro?

Las respuestas pueden hacer acercar a cualquier persona a aquello que le genera daño e, incluso le puede aproximar a su herida, de la que, posteriormente a sanearla podrá hacer misión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *