Los principios de sabiduría de la PNL (II)

Los principios de sabiduría de la PNL (II)

Este artículo es la segunda parte de los principios de sabiduría de la PNL y la continuación del anterior

La información penetra a través de los cinco sentidos

La manera de comunicación entre el ser humano y el mundo que le rodea es, siempre, a través de los sentidos.

Mediante estos se percibe lo que se encuentra en el exterior. Posteriormente, procesa la información y eso es lo que lleva a actuar.

Se debe cuidar el estar atentos a aquello de lo que nos informan los sentidos, sin poner a esa observación un juicio inmediato que proporcionan nuestras creencias, sentimientos o experiencia. Así con esta observación pira se puede llegar a entrar en un contacto más profundo con el mundo de alrededor.

No existen fracasos, solo oportunidades de aprendizaje

El éxito o fracaso de cualquier paso que se da en la vida resulta solo una interpretación.

En palabras del poeta británico Rudyard Kipling, en su poema If:

Si puedes encontrarte con el triunfo y el fracaso,
y tratar a esos dos impostores de la misma manera

Ambos son falsos, son interpretaciones del mapa que cada uno posee.

De hecho, desde la Teoría U, se dice que “Todos los procesos acaban bien”.

Así, cuando la respuesta a alguna acción realizada no es aquella que se pretendía, lo que convendrá es aprender y sacar una lección que permita en una nueva ocasión obtener otra solución que se acerque más a las pretensiones que uno tiene.

De esto parece lógico que si lo que se hace no logra la respuesta esperada, convendrá hacer otra cosa, respondiendo a la cita de Einstein que ya a parece en los versos inspirativos de la portada de este blog:

“Locura es seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes.”

Los cambios que se pueden llevar a cabo son en uno mismo, y no en el otro

Uno solo se puede cambiar a si mismo y no a las personas que le rodean.

En cuanto uno modifica, actitudes, pensamientos, comportamientos u objetivos, todos los sistemas a los que uno pertenece comienzan a experimentar cambios. Es claro que cuando uno se mueve en un entorno, como la familia, por ejemplo, todas las personas empiezan a moverse y algo empieza a cambiar.

Pedir o exigir un cambio al otro es inútil e, incluso, en ocasiones solo sirve para que la persona se aleje.

Lo que siempre puede uno decidir es la relación que uno puede o quiere tener con las personas de alrededor, incluso pudiendo llegar a eliminarlas cuando las relaciones se hayan hecho tóxicas.

Todo el mundo posee la fuerza que necesita

Este es uno de los principios de la PNL que tiene que ver con el desarrollo personal , ya que se refiere a que cada persona posee la fuerza necesaria para conseguir lo que se proponga. El problema surge cuando la autoconfianza se ve afectada por sus creencias limitantes.

Lo importante en la comunicación es el resultado

Es decir que la comunicación se puede valorar en función del resultado que se obtiene.

Por tanto, si el mensaje que recibe el receptor no es igual o tiene una diferente intención al que lanzó el emisor, éste deberá realizar modificaciones para alcanzar el objetivo deseado y no, simplemente, decir que el que le está escuchando no le entiende.

Todo comportamiento posee una intención positiva

Cualquier acción del ser humano siempre encierra una intención positiva, al menos una acción desde el punto de vista de su mapa.

Descubrir ese valor que se esconde detrás de cada comportamiento tanto en uno mismo, como en los demás permite encontrar aquello que está motivando.

En el coaching se trata de poder hallar estrategias que puedan satisfacer esa intención y que sean más beneficiosas para uno mismo y para las personas que le rodean. Así se podrán cambiar comportamientos lesivos, pero sin necesidad de cambiar las intenciones profundas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *