Combatiendo a las tres bestias desde la Teoría U y el Coaching

Combatiendo a las tres bestias desde la Teoría U y el Coaching

Al llegar a los niveles más profundos la persona que quiere abrirse a lo que el futuro le va a traer se va a enfrentar con tres enemigos pudiendo requerir ayuda de la Teoría U y el coaching.

Las tres resistencias al cambio

Combatir los prejuicios para abrir la mente

Todo el mundo posee creencias que asume como verdades inamovibles.

Además muchas de las acciones que se llevan a cabo se basan en patrones de pensamiento.

La rutina y los comportamientos aprendidos, instintivos, hacen que en ocasiones se funcione en automático con respuestas inmediatas que no son ni pensadas ni meditadas.

Se trata de silenciar el juicio interno, el Yo número 1, como se ha descrito en el artículo del Inner game que constantemente está diciendo que no somos suficientes o capaces.

El coach debe estar muy atento parar tratar de despertar la consciencia del cliente de manera que no juzgue las propuestas que van apareciendo por el camino, algo que se suele hacer de manera automática y rápida. No se trata de evitar que piense, sino de observar esos pensamientos, de tal manera que si resultan negativos no cierren directamente las alternativas, por más descabelladas que puedan parecer en un principio.

Combatir el cinismo y el desprecio para abrir el corazón

En el plano del sentir y en el hecho de acceder a él aparece el cinismo y el desprecio como mayor resistencia. Estas dos contrafuerzas impiden que la persona se abra en su totalidad y, desde luego, evitan que muestre su vulnerabilidad.

Cuando un coach acompaña a una persona que se ha cerrado a mostrar sus sentimientos, tendrá que tirar de toda la empatía que le sea posible, de manera que la persona no sienta que se está juzgando ninguno de sus sentimientos. Eso no quiere decir que se legitimen siempre todas las emociones, pero sí que se entienda que todas ellas poseen una intención positiva que se debe tratar de poner de manifiesto.

También se puede indagar si este cinismo o desprecio por el prójimo encierra un miedo a no sentirse valorado o mirado y trabajar esto en común.

Combatir el miedo para abrir la voluntad

Para dar rienda suelta a la voluntad se deben superar varios miedos. Por ejemplo aquellos de “perder lo que ya se tiene…” “el miedo a lo desconocido…” etc.

En estos casos el coach deberá acompañar a su coachee a asomarse a ese precipicio del miedo, mucho más que a llevarle a negarlo, dado que esa emoción aparece porque siente que tiene algo que proteger y algo de lo que protegerse.

En estos casos es muy positivo establecer un diálogo con el miedo para poder obtener el valioso mensaje que encierra, dejando claro lo valioso que cuida y poniendo de manifiesto las riquezas de las que ya se dispone.

De esta manera la persona que se ha dejado acompañar por la la Teoría U y el coaching puede tener herramientas para luchar contra las tres bestias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *